This web site was copied prior to January 20, 2005. It is now a Federal record managed by the National Archives and Records Administration. External links, forms, and search boxes may not function within this collection. Learn more.   [hide]
MEDLINEplus
Institutos Nacionales de la Salud
Graphic navigation bar frame - bottom

Infecciones del oído sin tratar amenazan la audición de su hijo

NIH
Doctor mira oido de niña

A comienzos de la semana, su bebé de 2 años de edad tuvo un resfrío y dolor de garganta. Ahora usted se da cuenta que él está más irritable que lo usual, no está durmiendo bien y se tira constantemente de la oreja. Estos son los primeros signos de un problema de salud común entre los bebés y los niños pequeños—la infección de oídos. La inflamación del oído medio, u otitis media, según se conoce médicamente, se produce cuando las infecciones que causan los resfríos y los problemas respiratorios se propagan al oído medio. Tres de cada cuatro niños han experimentado otitis media para cuando llegan a los 3 años de edad. Las infecciones del oído que se dejan sin tratar, no sólo pueden causar dolor intenso, sino dar lugar a graves complicaciones—incluso la pérdida de audición, según indica el Instituto Nacional de Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por su sigla en inglés), perteneciente a los Institutos Nacionales de la Salud.

Aunque los adultos pueden contraer infecciones al oído, los bebés y niños pequeños sufren de otitis media con mayor frecuencia. Los investigadores piensan que una razón de esto quizá sea que el conducto, llamado trompa de Eustaquio, que conecta la parte superior de la garganta con el oído medio, es mucho más corto y más recto en los niños que en los adultos. Cuando la trompa se bloquea con mucosidad o se inflama debido a una infección viral o a un resfrío, el oído medio no puede ventilarse adecuadamente. El líquido que se drenaría comúnmente empieza a acumularse en el oído medio causando dolor, dificultad para escuchar y pérdida del equilibrio. Una infección sin tratar puede propagarse del oído medio a otras partes de la cabeza, incluyendo el cerebro. Además, la pérdida de audición generalmente temporal por una infección de oído puede tornarse permanente, si la infección no se trata.

Dado que los bebés y los niños pequeños no han desarrollado el lenguaje y aptitudes del idioma lo suficiente como para expresar lo que les está molestando, la detección de la infección del oído de un niño es por lo general difícil para los padres. Sin embargo, hay algunos signos comunes para observar (ver recuadro).

Los médicos, por otro lado, pueden diagnosticar la condición más fácilmente al examinar los oídos del niño con una luz especial llamada otoscopio. El doctor observará el oído externo y el tímpano, buscando signos de inflamación, que es lo que indica la presencia de infección. Si el oído está inflamado la mayoría de los médicos recomendarán un antibiótico y analgésicos.

Es importante saber cómo funcionan los antibióticos y analgésicos. Los antibióticos sólo actúan sobre los microorganismos llamados bacterias, que pueden causar la enfermedad. Los antibióticos no son eficaces contra los virus, como aquellos asociados con un resfrío. Para ser eficaces, los antibióticos deben tomarse hasta que se finalice la dosis. Unos pocos días después de que el medicamento comienza a actuar, su niño podría dejar de tirar de su oreja y parecerá estar sintiéndose mejor. Esto no significa que la infección haya desaparecido. Debe continuar tomando el medicamento, sino las bacterias podrían volver. Siga las indicaciones del doctor al pie de la letra.

Su doctor también puede administrar analgésicos a los niños, tales como paracetamol. Los medicamentos, tales como antihistamínicos y descongestionantes, no ayudan en la prevención o el tratamiento de la otitis media.

Si el líquido permanece en el oído medio durante más de tres meses y se asocia con pérdida de la audición, muchos doctores sugieren una operación para insertar "tubos de drenaje" en los oídos afectados. Estos tubos permanecen generalmente en el tímpano entre 6 y 12 meses, después de los cuales saldrán del oído de manera natural.

Si su niño muestra signos de una infección de oído, consulte con su doctor cuanto antes.

Consejos sabios

¿Puede determinar si un niño pequeño tiene una infección de oído?

La mayoría de los niños afectados por la otitis media (una infección del oído medio) todavía no han desarrollado el lenguaje y aptitudes del idioma lo suficiente como para expresar lo que les está molestando. Eso a menudo hace que este trastorno sea difícil de detectar. Los padres y aquellos que cuidan a los niños deben observar si se presentan estos signos comunes:

• Irritabilidad inusual
• Dificultad para dormir
• Tirar de una o ambas orejas
• Fiebre
• Líquido que sale del oído
• Pérdida del equilibrio
• Falta de respuesta a sonidos tenues, u otros signos de dificultad para escuchar, tales como sentarse demasiado cerca de la televisión o no poner atención.

Si usted nota cualquiera de estos signos en un niño, consulte al doctor. El doctor puede diagnosticar una infección de oído al examinar los oídos con un instrumento de luz especial. Un tratamiento a tiempo puede aliviar el dolor, curar la infección y prevenir la pérdida de audición permanente.


¿Cómo oímos?

Los oídos constan de tres partes principales: oído externo, oído medio y oído interno. El oído externo incluye la pinna, la parte visible del oído y el canal del oído. El oído externo se extiende al tímpano, que separa el oído externo del oído medio. El oído medio es un espacio lleno de aire que está ubicado detrás del tímpano. El oído medio contiene tres huesos diminutos-- martillo, yunque y estribo que transmiten los sonidos del tímpano al oído interno. El oído interno contiene el órgano auditivo y del equilibrio. La cóclea es el órgano de la capacidad auditiva que convierte las ondas sonoras en señales eléctricas que se envían como impulsos nerviosos al cerebro donde se interpretan.

¿Qué es la disfunción del oído medio?

El oído medio empieza en el tímpano. Detrás del tímpano está el espacio del oído medio, que normalmente está lleno de aire. Este espacio contiene tres huesos diminutos del oído medio, que toman el nombre de su forma: martillo, yunque y estribo. Este espacio también contiene la abertura de la trompa de Eustaquio. Este conducto conecta el espacio del oído medio con la parte superior de la garganta.

Diagrama del Oido Medio


    [ Accesibilidad a la información | Política de Privacidad |Descarga de responsabilidad ]
 
NIH Logo Los Institutos Nacionales de la Salud
Bethesda, Maryland 20892
    DHHS Logo Departamento de Salud y
Servicios Humanos
Go to FirstGov Web Site
Graphic navigation bar frame - top
Graphic navigation bar frame - bottom