This web site was copied prior to January 20, 2005. It is now a Federal record managed by the National Archives and Records Administration. External links, forms, and search boxes may not function within this collection. Learn more.   [hide]
Saltar los Enlaces de Navegación
Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades
 CDC Home Búsqueda Temas de Salud A-Z


Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
CDC en Español - Prevención de VIH/SIDA
Página Principal | Índice | Suscríbase | Escríbanos


CDC-NCHSTP-Division of HIV/AIDS Prevention - Fact Sheets Versión en Inglés

El contagio del VIH asociado con las drogas continúa en Estados Unidos


Compartir jeringas y otros equipos usados para inyectarse drogas es una vía de transmisión de VIH bastante conocida; sin embargo, el uso de drogas por vía intravenosa contribuye a propagar la epidemia del SIDA mucho más allá del círculo de quienes se inyectan drogas.Usuarios de drogas inyectables (UDI) también corren riesgo de infectarse por transmisión sexual del VIH. Los niños nacidos de madres que contrajeron el VIH por compartir jeringas o tener relaciones sexuales con un UDI también pueden contraer la infección.

Proporción de Casos Asociados con los CDI, por Categoría de Exposición, Reportados en el 2000, Estados Unidos

n=11,635
CDI: 73%
Parejas sexuales de los CDI: 13%
CDI/HSH: 13%
Niños de los CDI o de sus parejas sexuales: 1%Desde que comenzó la epidemia, el uso de drogas por vía intravenosa ha sido la causa directa o indirecta de más de un tercio (36%) de los casos de SIDA en Estados Unidos. Esta tendencia alarmante parece mantenerse invariable. En el año 2000, de los 42,156 nuevos casos de SIDA reportados, 11,635 (es decir, 28%) estuvieron asociados con el consumo de drogas por vía intravenosa.

Las comunidades raciales y étnicas minoritarias de Estados Unidos son las más afectadas por el SIDA asociado con el consumo de drogas por vía intravenosa. En el año 2000, los UDI representaban 26% del total de los casos de SIDA en la población de origen africano y 31% entre los adultos y adolescentes hispanos, en comparación con 19% del total de casos entre adultos y adolescentes de raza blanca.

Entre las mujeres adultas y adolescentes se observa una mayor proporción de casos de SIDA relacionados con un UDI que entre los hombres. Desde que comenzó la epidemia, 57% del total de los casos de SIDA entre las mujeres estadounidenses han sido atribuidos al consumo de drogas por vía intravenosa o a relaciones sexuales con parejas que se inyectan drogas, en comparación con 31% de casos entre los hombres.

Las drogas no inyectadas (como la cocaína tipo “crack”) también contribuyen a la propagación de la epidemia cuando los usuarios intercambian favores sexuales por drogas o dinero, o cuando tienen relaciones sexuales de alto riesgo, que normalmente no tendrían en condiciones normales. Un estudio realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades entre más de 2,000 adultos jóvenes residentes de tres zonas desfavorecidas de grandes ciudades, reveló que los fumadores de crack eran tres veces más propensos a quedar infectados con VIH que los no consumidores.


Las estrategias dirigidas a los UDI deben ser amplias

Las operaciones de amplio alcance para la prevención de VIH dirigidas a los adictos a las drogas deben proporcionar educación sobre la forma de prevenir la transmisión del virus por vía sexual.

Existen numerosos estudios que evidencian que los consumidores de drogas corren riesgos de contraer VIH debido a sus conductas en cuanto al consumo de drogas y las relaciones sexuales, lo cual también pone en peligro a sus parejas. Los programas amplios deben suministrar la información, las habilidades y el apoyo necesarios para reducir ambos riesgos. Los investigadores han descubierto que muchos programas orientados a reducir las conductas sexuales de riesgo entre los consumidores de drogas, han incrementado significativamente la práctica de relaciones sexuales seguras (que incluyen usar condones y evitar el sexo sin protección) entre los participantes de dichos programas.


Los tratamientos contra el consumo indebido de drogas contribuyen a la prevención del VIH, pero los cupos de tratamiento son limitados.

En Estados Unidos, el consumo y la dependencia de las drogas se han generalizado entre la población. Los expertos en general coinciden en que existe aproximadamente un millón de UDI activos en el país, así como muchos otros que utilizan drogas no inyectadas o consumen alcohol de manera indebida. Evidentemente, la necesidad de tratamientos de desintoxicación supera por un amplio margen nuestra capacidad de suministrarlo. Un tratamiento efectivo contra el consumo de substancias tóxicas que ayude a los afectados a suspender el consumo de drogas no sólo elimina el riesgo de la transmisión de VIH al compartir jeringas contaminadas, sino que también reduce el riesgo de que los consumidores adopten conductas peligrosas que puedan conllevar a la transmisión del virus por vía sexual.


En el caso de los consumidores de drogas por vía intravenosa que no pueden o no quieren dejar de consumirlas, el uso de agujas y jeringas estériles sólo una vez sigue siendo la manera más segura y efectiva de limitar la transmisión de VIH.

A fin de minimizar el riesgo de transmisión de VIH, los UDI deben tener acceso a programas educativos que los ayuden a proteger su salud. Se les debe recomendar que, cuando se inyecten, siempre usen equipos estériles; se les debe advertir que jamás utilicen jeringas, agujas u otros utensilios para inyectarse que hayan sido usados previamente; y se les debe informar que el uso de agujas que han sido limpiadas con cloro u otros desinfectantes no es tan seguro como utilizar agujas nuevas y estériles.


Es importante tener acceso a equipos de inyección estériles, pero no es suficiente.

Para prevenir la propagación del VIH por el consumo de drogas por vía intravenosa es necesario un enfoque de amplio alcance que incorpore varios principios básicos:

  • garantizar la coordinación y la colaboración entre todos los proveedores de servicios para los UDI, sus parejas sexuales y sus hijos;
  • asegurar la cobertura, el acceso y la calidad de las intervenciones;
  • reconocer y superar el estigma asociado al consumo de drogas por vía intravenosa; y
  • establecer servicios y programas adaptados a las distintas comunidades y características de los UDI.

Las estrategias de prevención deberían incluir los siguientes objetivos:

  • prevenir el inicio del consumo de drogas por esta vía;
  • utilizar los programas comunitarios para llegar a los consumidores de drogas en las calles;
  • mejorar el acceso a programas de tratamiento de alta calidad contra el consumo de drogas;
  • institucionalizar programas de prevención de VIH en las cárceles y prisiones;
  • proporcionar asistencia médica a los UDI infectados con VIH; y
  • hacer que los UDI y sus parejas tengan acceso a pruebas de VIH y a programas de orientación para reducir el riesgo de contraer el virus.


Se necesita con urgencia una mejor integración de todos los servicios de prevención y tratamiento.

La prevención y el tratamiento del VIH, la lucha contra el consumo de drogas y alcohol así como los servicios de prevención y tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual deben estar mejor integrados a fin de aprovechar las múltiples oportunidades de los programas educativos. En primer lugar, para ayudar a las personas no infectadas a seguir evitando el virus; en segundo lugar, para brindar asistencia a los portadores del virus con el propósito de que se mantengan en buen estado de salud; y en tercer lugar, para ayudar a los individuos infectados con VIH a adoptar y seguir conductas que impidan que se expongan a riesgos y transmitan el virus a otros.


Para mayor información, comuníquese con

Red nacional de información sobre prevención de los CDC:
P.O. Box 6003
Rockville, MD 20849-6003
1-800-458-5231

Líneas informativas nacionales sobre ETS y SIDA de los CDC:
1-800-342-AIDS (2437)
Español: 1-800-344-SIDA (7432)
Para los sordos: 1-800-243-7889

Recursos en Internet:
NCHSTP: http://www.cdc.gov/nchstp/od/nchstp.html
DHAP: http://www.cdc.gov/hiv
IDU: http://www.cdc.gov/idu
NPIN: http://www.cdcnpin.org


Folletos   |   Página Principal   |   Indice   |   Buscador   |   Suscripción   |   In English

Última Revisión: enero de 2001
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
NCHSTP - Divisiones para la Prevención de VIH/SIDA
Comuníquese con los CDC