This web site was copied prior to January 20, 2005. It is now a Federal record managed by the National Archives and Records Administration. External links, forms, and search boxes may not function within this collection. Learn more.   [hide]
Saltar los Enlaces de Navegación
Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades
 CDC Home Búsqueda Temas de Salud A-Z


Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
CDC en Español - Prevención de VIH/SIDA
Página Principal | Índice | Suscríbase | Escríbanos


CDC-NCHSTP-Division of HIV/AIDS Prevention - Fact Sheets Versión en Inglés El VIH y el SIDA entre los afroamericanos

El impacto de la infección por el VIH

La epidemia de VIH y SIDA sigue siendo una grave crisis de salud que enfrenta la comunidad afroamericana.

  • A pesar de que el número de afroamericanos corresponde solamente a cerca del 12 por ciento de la población estadounidense, más de la mitad de las nuevas infecciones por el VIH reportadas en los Estados Unidos en el 2001 se presentaron entre esa comunidad.1
  • Numerosos estudios sugieren que muchas de las nuevas infecciones ocurren entre los jóvenes afroamericanos.2, 3, 4

Infecciones por VIH reportadas según raza, 20011
N=35,575

Gráfico circular

Nota:
Información proveniente de 35 estados y 4 territorios con sistemas de información confidencial para notificar casos de VIH (Ver Referencia 1, Tabla 3)
Los asiáticos/habitantes de las islas del Pacífico y los indio americanos/nativos de Alaska representan cada uno menos del 1% de los casos reportados; un 1% corresponde a raza/grupo étnico desconocida (Ver Referencia 1, Tablas 10, 12 y 16)

Análisis más detallado de una grave crisis de salud

A principios de la década de 1980, el VIH y el SIDA era considerado principalmente una enfermedad que ocurría solamente entre la población blanca homosexual de los Estados Unidos. Sin embargo, hoy en día la epidemia se ha expandido y la enfermedad también se ha convertido en un grave problema de salud entre la comunidad afroamericana, afectando tanto a hombres como a mujeres de todas las edades y tendencias sexuales.

Infecciones por VIH reportadas según sexo y raza, 20011

Hombres
N=23,899
Mujeres
N=11,133
Gráfico circular - Mujeres

Nota:
Información proveniente de 35 estados y 4 territorios con sistemas de información confidencial para notificar casos de VIH (Ver Referencia 1, Tabla 3)
Los asiáticos/habitantes de las islas del Pacífico y los indio americanos/nativos de Alaska representan cada uno menos del 1% de los casos reportados; un 1% corresponde a raza/grupo étnico desconocida (Ver Referencia 1, Tablas 10, 12 y 16)

Hombres

  • Los hombres afroamericanos representan un 43% de los casos de VIH reportados entre los hombres en el 2001.1
  • Un 32 por ciento de los hombres afroamericanos que tienen relaciones sexuales con otros hombres están infectados por el VIH según un estudio reciente realizado en múltiples ciudades entre hombres de 23 a 29 años de edad; en comparación con el 14 por ciento de latinos y el 7 por ciento de blancos en el mismo estudio. 4
  • A pesar de que la información sobre infecciones recientes por el VIH es limitada, la información dada a conocer a los CDC durante el 2001 sugiere que la causa principal de infección por el VIH entre la población de hombres afroamericanos es el contacto sexual con otros hombres, seguido por el uso de drogas inyectables y el contacto heterosexual. 1

Mujeres

  • Las mujeres afroamericanos representan casi un 64 por ciento de los casos reportados de VIH entre las mujeres en el 2001.1
  • La tasa de infección por el VIH entre las mujeres afroamericanas, de los 20 a los 44 años de edad, en los 25 estados que contaban con sistemas para notificar casos de VIH antes de 1994 era de 80.1 por una población de 100,000 entre 1994 a 1998 – cuatro veces más alta que la tasa entre las latinas de la misma edad y más de 16 veces más alta que la tasa entre las mujeres blancas.5
  • A pesar de que la información sobre infecciones recientes por el VIH es limitada, la información disponible sugiere que la causa principal de infección por el VIH entre las mujeres afroamericanas es el contacto heterosexual, seguido por el uso de drogas inyectables.1

Jóvenes

  • Un estudio realizado por los CDC entre los candidatos a participar en los Job Corps (programa residencial de educación y capacitación gratuita para jóvenes), de los 16 a los 21 años de edad, descubrió que en comparación con sus homólogas blancas, las mujeres afroamericanas tenían siete veces más probabilidades de resultar infectadas por el VIH y que los hombres afroamericanos tenían 4 veces más probabilidades de resultar infectados.2
  • El 14 por ciento de los jóvenes afroamericanos que tienen relaciones sexuales con otros hombres estaban infectados por el VIH, casi cuatro veces la tasa de sus homólogos blancos, según un estudio de cinco años de duración realizado de 1994 a 1998 entre aproximadamente 3,500 hombres homosexuales y bisexuales entre las edades de 15 a 22 años en siete ciudades de los Estados Unidos.3

Las cifras se acumulan: Enfermedad y muerte

Además de experimentar las cifras históricamente más altas de infecciones por el VIH, los afroamericanos siguen enfrentando retos en su acceso a la atención en salud, servicios preventivos y tratamiento.

  • Los afroamericanos representan más de 320,000 o el 38 por ciento, de los más de 833,000 casos estimados de SIDA diagnosticados desde el inicio de la epidemia. 1 Para finales de diciembre del 2001, más de 168,000 afroamericanos habían muerto de SIDA.
  • En el 2001, los afroamericanos representaban cerca de 21,000, o el 50 por ciento, de los más de 41,000 nuevos casos estimados de SIDA diagnosticados entre adultos.1 El SIDA (infección por el VIH) es la causa principal de muerte entre las mujeres afroamericanas de 25 a 34 años de edad y entre los hombres afroamericanos de 35 a 44 años de edad. El SIDA (infección por el VIH) está entre las tres primeras causas de muerte entre los hombres afroamericanos de 25 a 54 años de edad y entre las mujeres afroamericanas de 35 a 44 años de edad.6
  • De 1996 a 1998, la incidencia total del SIDA (el número de personas con VIH que desarrollan el SIDA cada año) disminuyó rápidamente, reduciéndose un 38 por ciento entre blancos pero solamente un 23 por ciento entre afroamericanos. Las muertes por SIDA durante estos años mostraron un patrón similar con una disminución del 58 por ciento entre blancos y de solamente un 44 por ciento entre afroamericanos. Desde 1998, la disminución de las tasas de los casos de SIDA se ha detenido entre los afroamericanos.1 En 2001, la tasa de SIDA entre los afroamericanos era nueve veces la tasa reportada entre los blancos.1
  • Un estudio reciente de 9,113 pacientes realizado por los CDC en 11 ciudades de los Estados Unidos descubrió que los afroamericanos infectados por el VIH tenían menos probabilidades que los blancos de recibir terapias antiretrovirales de VIH para mejorar la calidad de vida. En el 2001, la tasa de SIDA entre los afroamericanos era nueve veces mayor a la tasa reportada entre blancos.7

Cómo interpretar los datos de VIH y SIDA
Dos tipos de datos son utilizados para hacerle seguimiento a la epidemia de VIH y SIDA en los Estados Unidos.

Vigilancia del VIH: Desde antes de 1994, 25 estados recogían información de vigilancia del VIH para notificarla a los CDC. La información proveniente de estos estados es utilizada para estimar comportamientos de riesgo de adquirir el VIH y hacerle un seguimiento a las tendencias del VIH a lo largo del tiempo. Catorce áreas adicionales empezaron más recientemente un sistema confidencial de vigilancia del VIH. La información proveniente de los 25 estados más la información de esas áreas adicionales puede ser utilizada para describir la epidemiología más reciente de los casos de VIH en los Estados Unidos y sus territorios.

Vigilancia del SIDA: Los diagnósticos de SIDA son notificados a los CDC por todos los estados y territorios de los Estados Unidos. Los datos del SIDA ya no pueden ser utilizados para mostrar tendencias en las nuevas infecciones por el VIH debido a los largos intervalos que existen entre la infección por el VIH y el diagnóstico de SIDA. Los datos del SIDA pueden mostrar los números continuos de la enfermedad del VIH. Esta información está ajustada estadísticamente para notificar intervalos y se utiliza para observar las tendencias del SIDA en los Estados Unidos.

Los afroamericanos están enfrentados a múltiples factores de riesgo de adquisición del VIH

La raza y grupo étnico no son, por sí mismos, factores de riesgo en la infección por el VIH. Sin embargo, los afroamericanos tienen más probabilidades de enfrentar retos asociados con el riesgo de la infección por el VIH. Estos son, entre otros:

  • La pobreza. Casi uno en cuatro afroamericanos vive en la pobreza.8 A pesar de que la pobreza no es un factor de riesgo, varios estudios han descubierto una relación directa entre una alta incidencia de SIDA y los bajos ingresos. 9 Una variedad de problemas socioeconómicos relacionados directa o indirectamente con la pobreza incrementan los riesgos de VIH, entre ellos, el limitado acceso a una buena atención médica y los niveles de desempleo.
  • Negación del problema y discriminación. A pesar de que un número creciente de afroamericanos están reaccionando ante la crisis del VIH y SIDA en sus comunidades, otros han demorado más en unirse a este esfuerzo. Una razón para esto, es que algunos afroamericanos son renuentes a aceptar y discutir temas sensibles asociados con la infección por el VIH como la homosexualidad y el uso de drogas. El precio de negar este problema puede ser muy alto. Por ejemplo, estudios muestran que un número significativo de hombres afroamericanos que tienen relaciones sexuales con otros hombres se identifican a ellos mismos como heterosexuales.10, 11 Como resultado, no llegan a identificarse con los mensajes de prevención dirigidos a los hombres homosexuales. Sin una discusión franca y abierta sobre los riesgos de adquirir el VIH, muchos afroamericanos no recibirán la información y el apoyo que necesitan para protegerse a ellos mismos y a sus parejas contra la enfermedad.
  • Parejas en riesgo. Las mujeres afroamericanas tienen más probabilidades de infectarse por el VIH como resultado de las relaciones sexuales con los hombres.5 Es posible que ellas no estén enteradas de los posibles riesgos de infección por el VIH de sus parejas masculinas (como relaciones sexuales con múltiples parejas sin utilizar protección, bisexualidad o uso de drogas inyectables).12 Las mujeres que sospechan que sus parejas están en riesgo de adquirir la infección por el VIH pueden ser reacias a tratar de llegar a un consenso sobre el uso del condón debido a variadas y complejas razones. Por ejemplo, es posible que algunas mujeres no insistan en el uso del condón porque tienen miedo de que el hombre abuse físicamente de ellas o les retire al apoyo económico.13
  • Abuso de sustancias. El uso de drogas inyectables es la segunda causa principal de infección por el VIH tanto entre hombres como mujeres afroamericanas. Pero compartir jeringas no es el único riesgo de adquirir el VIH que está relacionado con el abuso de sustancias. Las personas que abusan de sustancias tanto en forma casual como crónica, son más propensas a llevar a cabo conductas de alto riesgo, como tener relaciones sexuales sin protección, cuando están bajo los efectos de la droga o el alcohol.14
  • Relación con las enfermedades de transmisión sexual. Debido a muchas de las razones mencionadas anteriormente, los afroamericanos también tienen las tasas más altas de enfermedades de transmisión sexual (ETS) en el país. En comparación con los blancos, los afroamericanos tienen 27 veces más probabilidades de tener gonorrea y 16 veces más probabilidades de tener sífilis.15 Esto, debido en parte a los cambios físicos ocasionados por una infección de ETS, entre ellos, las lesiones genitales que pueden servir como un portal de entrada para la infección por el VIH. La presencia de ciertas ETS puede incrementar de tres a cinco las posibilidades de contraer el VIH.16 En forma similar, debido a que la co-infección por el VIH y otra ETS puede causar un aumento en la facilidad de propagación del VIH, una persona que tiene ambas infecciones tiene más probabilidad de transmitir el VIH a otros.16

La prevención es la clave para reducir la epidemia

Los CDC están comprometidos a trabajar con las comunidades para disminuir la propagación del VIH entre los afroamericanos. De los $744 millones que los CDC recibieron para la prevención doméstica del VIH y el SIDA en el 2001, más del 40 por ciento fue utilizado para apoyar actividades dirigidas a reducir el VIH y el SIDA entre los afroamericanos. La gran mayoría del presupuesto de los CDC para la prevención del VIH financia programas comunitarios dirigidos a personas con un riesgo mayor de adquirir el VIH. Los CDC están trabajando conjuntamente con las comunidades afroamericanas para asegurar que se diseñen y pongan en marcha programas adecuados para la prevención del VIH entre los afroamericanos de alto riesgo. Los CDC financian a cientos de organizaciones comunitarias para que pongan en marcha programas de prevención del VIH dirigidos a afroamericanos en todo el país. A continuación se describen tres ejemplos de esos programas:

  • Un programa de prevención del VIH con sede en New Orleans, diseñado para llegarles a los hombres afroamericanos que tienen relaciones sexuales con otros hombres, ha contratado y capacitado a más de 90 educadores para la prevención provenientes del mismo medio. Estos educadores provenientes del medio llevan a cabo actividades de promoción callejera en el French Quarter y realizan sesiones en lugares específicos como bares y centros comunitarios de toda la ciudad. Además, los educadores realizan sesiones de concientización en la comunidad, ferias de la salud y grupos de apoyo. El programa también patrocina una "casa segura" (safe house) donde los jóvenes pueden buscar consejería confidencial y discreta sobre el VIH, hacerse pruebas de laboratorio y ser enviados a recibir servicios de otros profesionales de la salud.
  • Una iniciativa de prevención del VIH para mujeres afroamericanas de bajos ingresos en la zona urbana de Detroit se centra en los temas sicológicos que impiden que una mujer le insista a su pareja masculina que adopte prácticas sexuales seguras. Los participantes en el proyecto asisten a cuatro clases de dos horas dirigidas a darles la confianza para decirle "no a las relaciones sexuales sin condón". Desde 1996, más de 400 mujeres han pasado por este programa.
  • Un programa de prevención en Chicago trata de reducir el riesgo de VIH entre los afroamericanos que viven en refugios y otras instalaciones temporales de vivienda en toda la zona metropolitana de Chicago. Este programa capacita al personal de los refugios y a los voluntarios para que ellos mismos sean educadores para la prevención del VIH y las enfermedades de transmisión sexual. Asimismo, les ofrece a las personas en riesgo de adquirir el VIH consejería personalizada sobre el VIH, pruebas de laboratorio y citas para recibir servicios de otros profesionales de la salud. El programa también realiza clases de educación grupal en las que se discuten estrategias para reducir el riesgo, se ofrece educación sobre el abuso de sustancias y se presentan técnicas para la modificación de la conducta.

Referencias

1 CDC. HIV/AIDS Surveillance Report. 2001;13(2).

2 L. Valleroy, D. MacKellar, J. Karon, R. Janssen, et al. HIV Infection in Disadvantaged Out-of-School Youth: Prevalence for U.S. Job Corps Entrants, 1990 through 1996. J Acquir Immune Defic Syndr 1998;19:6773.

3 L. Valleroy, D. MacKellar, J. Karon, et al. HIV Prevalence and Associated Risks in Young Men Who Have Sex With Men. JAMA 2000;284(2):198-204.

4 CDC. HIV Incidence Among Young Men Who Have Sex With Men – Seven U.S. Cities, 1994-2000. MMWR 2001;50:440-444.

5 L. Lee, P. Fleming. Trends in HIV Diagnoses Among Women in the United States, 1994-1998. JAMA 2001;56(3):9499.

6 National Center for Health Statistics. National Vital Statistics Report. 2002;50(16).

7 A. McNaghten, D. Hanson, M. Dworkin, et al. Inequities Between Gender and Racial Groups in Prescription of Highly Active Antiretroviral Therapy. CDC, Atlanta, GA. Abstract ThPeB5286. XIII International Conference on AIDS, 2000; Durban, South Africa.

8 U.S. Census Bureau. Poverty Status of the Population in 1999 by Age, Sex, and Race and Hispanic Origin: March 2000.

9 T. Diaz, S. Chu, J. Buehler, et al. Socioeconomic Differences Among People with AIDS: Results from a Multistate Surveillance Project. Am J Prev Med 1994;10(4):217-222.

10 CDC. HIV/AIDS Among Racial/Ethnic Minority Men Who Have Sex with Men – United States, 1989-1998. MMWR 2000; 49:411.

11 CDC. HIV/STD Risks in Young Men Who Have Sex With Men Who Do Not Disclose Their Sexual Orientation – Six U.S. Cities, 1994-2000. MMWR 2003; 52;81-100.

12 S. Hader, D. Smith, J. Moore, S. Holmberg. HIV Infection in Women in the United States: Status at the Millennium. JAMA 2001;285(9):1186-1192.

13 H. Amaro. Love, Sex and Power: Considering Women's Realities in HIV Prevention. Am Psychol 1995;50(6):437-447.

14 B. Leigh, R. Stall. Substance Use and Risky Sexual Behavior for Exposure to HIV: Issues in Methodology, Interpretation and Prevention. Am Psychol 1993;48(10):1035-1045.

15 CDC. Sexually Transmitted Disease Surveillance 2001.

16 J. Fleming, J. Wasserheit. From Epidemiological Synergy to Public Health Policy and Practice: The Contribution of Other Sexually Transmitted Diseases to Sexual Transmission of HIV Infection. Sex Transm Infect 1999;175:3-17.


Para leer los documentos sobre el VIH y el SIDA que están en formato PDF debe tener Adobe Acrobat (TM) Reader (versión 5.0 o más reciente) instalado en su computador. Descargue Adobe Acrobat (TM) Reader
Folletos   |   Página Principal   |   Indice   |   Buscador   |   Suscripción   |   In English

Última Revisión: 7 de julio de 2003
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
NCHSTP - Divisiones para la Prevención de VIH/SIDA
Comuníquese con los CDC