This web site was copied prior to January 20, 2005. It is now a Federal record managed by the National Archives and Records Administration. External links, forms, and search boxes may not function within this collection. Learn more.   [hide]
Omita y vaya al Contenido
MedlinePlus Información de Salud para Usted Los ee.uu. L a Biblioteca nacional de la MedicinaLos Institutos nacionales de la Salud
Contáctenos FAQs - Preguntas Más Frecuentes índice Sobre MedlinePlus
English Página Principal Temas de Salud Medicinas Enciclopedia Médica Tutoriales Interactivos Noticias

Healthday

Cirugía con invasión mínima resuelve el problema de los aneurismas

Version para imprimir Enviar esta página a un amigo

Por Ed Edelson Reportero de HealthDay

Traducido del inglés: Miércoles, 13 de octubre, 2004

MIÉRCOLES 13 de octubre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Una operación que utiliza solamente una pequeña incisión para reparar una debilidad potencialmente fatal en la arteria principal del corazón obtuvo un menor índice de mortalidad a corto plazo que la cirugía convencional en un ensayo europeo, aunque los beneficios a largo plazo de este procedimiento no están del todo claros, sostienen los médicos.

El ensayo incluyó a 345 pacientes con aneurisma aórtico abdominal, un bulto en el vaso del corazón más grande del organismo, que puede ser causado por una lesión, infección o condiciones congénitas. Cerca de 200,000 nuevos casos son diagnosticados en los Estados Unidos cada año, con un estimado de 15,000 muertes cuando se revienta el vaso sanguíneo. Es la tercera causa principal de muerte en hombres mayores de 60 años.

En el estudio, 171 pacientes se sometieron a una cirugía convencional, en la que se colocó un parche en el punto débil a través de una gran incisión abdominal Otros 174 pacientes se sometieron a un procedimiento conocido como reparación endovascular, en el que el punto débil se fortalece mediante un parche o tubo ensartado hacia arriba desde una pequeña incisión en la ingle.

Ocho de los pacientes que se sometieron a una cirugía convencional murieron al mes siguiente, con una tasa de mortalidad de 4.6 por ciento, señaló el informe publicado en la edición del 13 de octubre de New England Journal of Medicine. Sólo dos de aquellos que recibieron una reparación endovascular murieron, una tasa de mortalidad del 1.2 por ciento.

Por ahora todo marcha bien, afirmó el autor del estudio, el Dr. Jan D. Blankensteijn, profesor de cirugía vascular del Hospital Universitario de Radboud en Holanda. Aunque la historia esta lejos de acabar, añadió.

"Hemos contestado a la primera parte obligatoria de la pregunta, sobre si los resultados son mejores en un periodo de 30 días", apuntó Blankensteijn. "Si no lo fuesen, entonces todo el negocio se vendría abajo. Sin embargo, antes de que se recomiende un cambio generalizado de la práctica, evaluar los resultados a largo plazo".

La reparación endovascular hace que los pacientes salgan mucho más rápido del hospital y, además su periodo de recuperación. Pero dos registros europeos informaron una tasa de fracaso mucho más alta a largo plazo para esos pacientes, 3 por ciento al año, 10 veces más alto que la tasa de fracaso de la cirugía convencional.

Blankensteijn indicó que a los pacientes que figuran en el informe del reciente estudio se les dará seguimiento por varios años para determinar si la reparación endovascular funciona tan bien como la cirugía convencional. Para las personas con aneurismas abdominales y sus cirujanos, recomendó que la decisión sobre qué procedimiento utilizar debe fundamentarse en una evaluación a fondo de cada paciente, considerando variables tales como la edad y otras condiciones médicas.

"Si se trata de un paciente con poca perspectiva de vida a largo plazo, por ejemplo un hombre de 70 años con problemas cardiacos con una probabilidad de supervivencia de tres a cinco años, la reparación endovascular es la opción más sensible", declaró. "¿A quién le preocupa un fracaso dentro de cinco o seis años si sólo dispone de tres años de vida?

"Pero un hombre de 60 años, relativamente sano debería considerar seriamente la durabilidad del injerto. Para él, existe un argumento firme sobre la reparación convencional", añadió.

El Dr. Kenneth Ouriel, director de cirugía de la Cleveland Clinic, tiene una visión diferente. Aunque los resultados europeos parecen prometedores a simple vista, no resuelven el caso de la seguridad a corto plazo de la restitución endovascular ya que el número de pacientes fue demasiado pequeño para generar estadísticas definitivas, consideró Ouriel. Por ejemplo, si bien el índice de mortalidad para los pacientes endovasculares fue de 1.2 por ciento, un análisis estadístico demostró que era tan bajo como el 0.1 por ciento o tan alto como el 4.2 por ciento para un grupo más grande de pacientes, explicó.

"Estamos casi el 90 por ciento seguros, no el 95 por ciento, que es el umbral que queremos", apuntó Ouriel.

Sin embargo, "esto es algo que las personas definitivamente deben considerar", declaró Ouriel. Sin embargo, rápidamente añadió calificaciones a su declaración. "Hay que pensarlo dos veces. Muchos pacientes no piensan en términos de largo plazo. Tenemos que esperar los resultados de los dos, tres y cinco años".

Se recomienda para muchas personas una estrategia de observación mientras se espera a que el cuadro se vuelva mucho más claro, especialmente para aquellos con aneurismas pequeños y menos peligrosos, planteó el Dr. Frank A. Lederle, profesor de medicina del Veterans Affairs Medical Center en Minneapolis y autor del editorial acompañante.

"Ahora es un tiempo oportuno para esperar", señaló Lederle. "La tecnología está mejorando rápidamente y los cirujanos cada vez son más experimentados. Los datos vendrán rápidamente dentro de unos cuantos años. Si puede esperar un par de años, es lo más inteligente que puede hacer".

La decisión de Ouriel sobre la reparación endovascular está basada en el perfil individual de cada paciente, con la edad como único factor. Ouriel realizó una reparación endovascular a Bob Dole, antiguo Senador de los EE.UU. y candidato Republicano a la presidencia en 2001, cuando Dole tenía 77 años de edad.

"Ahora está muy bien", indicó Ouriel.


HealthDay

Derecho de Autor © 2004 ScoutNews, LLC. Todos los derechos reservados.

Noticias relacionadas:
Más noticias desde esta fecha

Temas relacionadas: