This web site was copied prior to January 20, 2005. It is now a Federal record managed by the National Archives and Records Administration. External links, forms, and search boxes may not function within this collection. Learn more.   [hide]
National Institute on Drug Abuse Keep your Brain Healthy - Keep your Body Healthy
Link to Home Page Link to About NIDA Link to Whats New Link to In the News Link to Publications Link to Spanish Publications Link to Funding Information
Go
Information for - see right links Student Information Index link Parent-Teacher Information Index link Researcher Information Index link


NIDA Home > Publications > Research Reports    

Serie de Reportes de Investigación - La Cocaína: Abuso y Adicción



¿Cuáles son los efectos
de la cocaína a largo plazo?


La cocaína es una droga extremadamente adictiva. Una vez que un individuo prueba la cocaína le es muy difícil predecir o controlar a que extremo continuará usándola. Se cree que los efectos adictivos y estimulantes de la cocaína son principalmente el resultado de su habilidad para impedir la reabsorción de la dopamina por las células nerviosas. El cerebro emite la dopamina como un sistema de gratificación, y la misma es directa o indirectamente relacionada a las propiedades de adicción de todas las principales drogas de abuso.

Se puede desarrollar una tolerancia considerable al "high" de la droga y muchos adictos reportan que, aunque traten, no obtienen el mismo placer como cuando la usaron por primera vez. Algunos de los que la usan a menudo aumentan la dosis para intensificar y prolongar la euforia. Aunque puede ocurrir una tolerancia al "high," también los que la usan pueden desarrollar más sensibilidad ("sensitización") a los efectos anestésicos y convulsivos, sin tener que haber aumentado la dosis. Este aumento en la sensibilidad puede explicar por qué algunas muertes ocurren después del uso de dosis de cocaína relativamente pequeñas.

Cocaína en el cerebro: En el proceso normal de comunicación, la dopamina es segregada por una neurona a la sinapsis, donde se combina con los receptores de la dopamina en las neuronas adyacentes. Normalmente la dopamina se recicla a las neuronas transmisoras por una proteína especializada llamada el transportador de la dopamina. La cocaína se adhiere al transportador de la dopamina y bloquea el proceso normal de reciclaje, resultando en una acumulación de la dopamina en la sinapsis lo que contribuye a los efectos placenteros de la cocaína.
Cocaine in the Brain

Cuando la cocaína se usa de corrido ("binge"), o sea repetidamente y en dosis cada vez más grandes, puede conducir a un estado de irritabilidad, inquietud y paranoia. Esto puede causar un episodio total de sicosis paranoide en que el individuo pierde el sentido de la realidad y sufre de alucinaciones auditivas.


¿Cuáles son las complicaciones médicas que
resultan del abuso de la cocaína?


Efectos a corto plazo de la cocaína
Aumento de energía

Disminución de apetito

Agudeza mental

Aumento en las palpitaciones del corazón y la tensión arterial

Contracción de los vasos sanguíneos

Aumento de la temperatura

Dilatación de las pupilas
H
ay una cantidad enorme de complicaciones médicas asociadas con el uso de la cocaína. Entre las más frecuentes se encuentran las cardiovasculares, tales como irregularidades en el ritmo del corazón y ataques cardíacos; los problemas respiratorios que causan dolores del pecho y fallos respiratorios; los efectos neurológicos que producen las embolias, convulsiones y dolores de cabeza; las complicaciones gastrointestinales que causan dolores abdominales y náuseas.

Varios tipos de ataques cardíacos han sido asociados al uso de la cocaína. Se sabe que esta droga ocasiona ritmos caóticos al corazón (fibrilación ventricular); acelera los latidos del corazón y la respiración; aumenta la tensión arterial y la temperatura del cuerpo. Los síntomas físicos pueden incluir visión nublada, dolor en el pecho, fiebre, espasmos musculares, convulsiones y coma.

Las reacciones adversas al uso de la cocaína fluctúan dependiendo de como se administra. Por ejemplo, cuando se inhala regularmente puede causar una pérdida del sentido del olfato, crear hemorragias nasales, problemas al tragar, ronquera y una irritación general del tabique nasal lo que puede producir una condición crónica de irritación y secreción de la nariz. Cuando se ingiere la cocaína puede causar gangrena en los intestinos porque reduce el flujo de la sangre. Además, las personas que se la inyectan, tienen marcas de pinchazos o "tracks", usualmente en los antebrazos. Los que la usan en las venas también pueden experimentar reacciones alérgicas, ya sea a la droga o a algunos de los componentes que le agregan a la cocaína en la calle y algunas veces estas reacciones pueden provocar la muerte. La cocaína tiende a reducir el consumo de alimentos, por lo tanto, el uso habitual causa la pérdida de apetito, de peso y la malnutrición.

Las investigaciones han demostrado que existe una interacción potencialmente peligrosa entre la cocaína y el alcohol. Cuando se usan conjuntamente, el organismo los convierte en etileno de cocaína. El efecto del etileno de cocaína en el cerebro es más largo y más toxico que cuando se usa la droga por sí sola. Aunque se necesitan más estudios, se debe tomar en consideración que de las muertes ocasionadas por las drogas, las más comunes son las ocasionadas por la combinación de la cocaína con el alcohol.


¿Corren peligro de contraer
el SIDA/VIH y la hepatitis B y C
aquellos que abusan de la cocaína?


Efectos de la cocaína a largo plazo
Adicción

Irritabilidad y cambios de temperamento

Intranquilidad

Paranoia

Alucinaciones auditivas
S
í, los adictos a la cocaína, particularmente los que se inyectan, tienen un riesgo mayor de contraer enfermedades infecciosas, como la del virus de la inmunodeficiencia humana (SIDA/VIH) y la hepatitis. La realidad es que el uso de drogas ilícitas, incluyendo el "crack", es uno de los principales contribuyentes a los nuevos casos de VIH. La propagación del VIH debido al uso de drogas, se origina debido a la transmisión del virus al compartir agujas y otros objetos ("parafernalia") que usan los adictos que se inyectan. También se transmite indirectamente, por ejemplo, cuando una madre infectada con el VIH le transmite el virus a su hijo durante el embarazo. Esto es particularmente alarmante si se considera que las mujeres constituyen un 60 por ciento de los nuevos casos de SIDA. Las investigaciones demuestran que el uso de drogas también interfiere con el buen juicio para determinar los riesgos que se corre y, por lo tanto, los usuarios tienden a no tomar precauciones cuando tienen relaciones sexuales, a compartir agujas y otros instrumentos para inyectarse y al intercambio de sexo por drogas, tanto entre hombres como mujeres.

También se está viendo un aumento en la diseminación de la hepatitis C entre los adictos que se inyectan. Los estimados actuales indican que el porcentaje de infección en este segmento de la población es alrededor de un 65 al 90 por ciento. Por el momento no existe una vacuna para el virus de la hepatitis C, y el único tratamiento disponible es muy costoso, tiene muy poco éxito y, en muchos casos, tiene efectos secundarios muy serios.


Indice

Nota del Director

¿Qué es la cocaína?

¿Qué es el "crack"?

¿Cuál es el alcance del uso de la cocaína en los Estados Unidos?

¿Cómo se usa la cocaína?

¿Cómo la cocaína produce sus efectos?

¿Cuáles son los efectos a corto plazo del abuso de la cocaína?

¿Cuáles son los efectos de la cocaína a largo plazo?

¿Cuáles son las complicaciones médicas que resultan del abuso de la cocaína?

¿Corren peligro de contraer el SIDA/VIH y la hepatitis B y C aquellos que abusan de la cocaína?

¿Cuáles son las consecuencias del uso de la cocaína por las mujeres embarazadas?

¿Qué tratamientos se consideran eficaces para los que abusan de la cocaína?

¿Dónde se puede encontrar más información científica sobre el abuso y adicción de la cocaína?

Glosario

Fuentes

 

Cocaine Abuse and Addiction Research Report Cover


Advanced Search | FAQs | Accessibility | Site Map | Help | NIDA Home | Privacy Policy | FOIA (NIH) | Employment |
National Institutes of Health logoDepartment of Health and Human Services Logo

The National Institute on Drug Abuse (NIDA) is part of the National Institutes of Health (NIH), a component of the U.S. Department of Health and Human Services. Questions? See our Contact Information. Last updated on Tuesday, June 10, 2003.